Cursos de Reiki Online

¿Cómo funciona el Reiki? Lo que debes saber

Como actua el Reiki
Reiki

Sin duda la práctica del REIKI hoy día está arraigada en Occidente, con algunas adaptaciones que no han modificado su verdadera esencia. Suele practicarse enviando la energía a los principales chakras o centros de energía del cuerpo, con la anuencia del paciente o receptor y por contacto suave de la palma de las manos o también sin contacto directo de las manos. La estimulación y el desbloqueo de los chakras o centros energéticos generan la restauración del flujo de energía, que conducirá a un estado de relajación profunda y de bienestar interior.


El REIKI es energía vital universal que logra armonizar a las personas, sean de las etnias que sean. Considera a las personas como un todo integral, donde se producen los desequilibrios y repercuten en el alma y en el cuerpo, o en el cuerpo y en el alma. En uno mismo se puede encontrar el poder de la autocuración, para beneficio propio primero y, si se quiere, después el poder curativo se puede utilizar para ayudar a los demás.

Se sabe, ninguna persona que está imposibilitada de ayudarse a sí misma puede brindar ayuda a otro. Primero debe sanarse a sí misma, encontrar su propia armonización y paz interior. Luego, estará en condiciones de ofrecer su ayuda a otros seres vivientes. Y conseguirá que otros seres vivientes a su vez puedan aprovechar y beneficiarse con esa ayuda.

Recordemos que el ser humano debería ser siempre pura energía. Los seres vivos poseen KI en sí mismos, aunque muchos no aprenden a aprovechar esa fuerza vital. Y cuando el flujo vital queda interrumpido, los centros energéticos del cuerpo permanecen bloqueados. La energía disminuida provoca que las defensas bajen y se enfermen, tanto el cuerpo como la mente. Si con la ayuda del REIKI la energía se desbloquea logra transformarse en positiva.

Si quieres conocer todo acerca del Reiki y convertirte en Maestro Reiki en pocas semanas visita el sitio Curso Maestro Reiki siguiendo este enlace.

El Poder Sanador del Reiki: ¿Cómo actua?

El Poder Sanador del Reiki
El Poder del Reiki


El REIKI actúa a través de un practicante o de un maestro de REIKI, que se ha iniciado en la práctica y ha recibido una sintonización o empoderamiento. La persona que imparte REIKI a otra persona para armonizarla ha aprendido la técnica de imposición de las manos, transitando un primer y segundo nivel de enseñanza.


También esa persona se ha armonizado a sí misma. Y recién en poder del conocimiento, la práctica y la armonización natural en su propia persona, estará en condiciones de armonizar a otro ser viviente, de desbloquearle los centros energéticos para que la energía fluya y de manera natural se pueda llevar a cabo el proceso de sanación.

Una persona que no se realiza un autotratamiento o una autoarmonización que le permita purificarse a sí misma no estará en condiciones de tratar a otro ser viviente, porque aunque no se lo proponga puede llegar a transmitirle alguna energía negativa.

Tu puedes convertirte en un Maestro Reiki con el Curso Maestro Reiki, descubre más sobre este curso haciendo clic en este enlace.

Paso a Paso: Cómo hacer un Autotratamiento o una Autoarmonización

Tutorial Autotratamiento Reiki
Autotratamiento Reiki

Una vez que la persona ha recibido la primera sintonización o empoderamiento debe realizarse su primer autotratamiento. Cuando se ha recibido la primera sintonía, la energía invade el cuerpo y se experimentan una serie de cambios, que la persona debe ser capaz de sobrellevar. De ahí en más, los tratamientos a sí mismo deberán proporcionarse siempre, de manera regular, si es que se quiere recibir los beneficios del REIKI y transmitir los beneficios del REIKI a otros seres vivientes. Por lo tanto, un practicante o maestro de REIKI en cierta forma también se coloca del lado del paciente o receptor para recibir los beneficios del REIKI. Brinda REIKI y recibe REIKI de manera constante.


El autotratamiento o autoarmonización no es más que el tratamiento que se le puede realizar a otra persona, pero esta vez dedicado a uno mismo. Hay que concentrarse en las distintas partes del cuerpo e ir realizando la imposición de las palmas de las manos, para transmitir la energía vital universal hacia los centros energéticos y hacerla fluir por el cuerpo y por la mente.

El autotratamiento puede seguir un protocolo, comenzado por la parte delantera desde la cabeza y terminando en los pies, para recomenzar en la parte de atrás del propio cuerpo y volver a terminar con una imposición de manos en los pies. O puede ir alternando con imposiciones de manos en la parte de adelante y en la parte de atrás del propio cuerpo. Siempre se termina en los pies, que son como las raíces que conectan a la Tierra.

Hay quienes establecen el autotratamiento o autoarmonización como una rutina diaria, para lograr estar mejor consigo mismo y para poder transmitir mejor la energía. Sin embargo, el autotratamiento recorriendo todos los centros energéticos del cuerpo puede llevar un buen tiempo, quizás una hora o más, por lo que algunos comienzan las autoimposiciones de manos un día y continúan con el protocolo al día siguiente, en el punto donde habían abandonado.

También hay quienes se acostumbran a brindarse autotratamiento REIKI en cualquier lugar y momento del día, lo que puede ser muy beneficioso mientras se viaja, cuando se está en el trabajo o se permanece sentado en el sofá del living. Alcanza con que por unos minutos se coloque la palma de la mano en algunas de las zonas que se notan resentidas y concentrarse en enviarle la energía vital. Cada uno puede encontrar la mejor manera de autotratarse, lo importante es que no deje de hacerlo en forma regular. El autotratamiento es muy importante en quienes abrazan la práctica del REIKI, ya sea para ellos mismos o para transmitirla a los demás.

Si quieres convertirte en un Maestro Reiki visita hoy el sitio Curso Maestro Reiki y conviertete en un Maestro Reiki en pocas semanas. No dejes pasar estar oportunidad.

Tratamiento Reiki: Cómo se realiza de manera presencial a otra persona

Hacer Reiki a Otra Persona
Tratamiento Reiki

Un tratamiento de REIKI a otra persona se realiza a través de una sesión que puede durar alrededor de cuarenta y cinco minutos a una hora, donde permanecen en contacto el practicante de REIKI y el paciente o receptor. Específicamente, el tratamiento consistirá en canalizar el KI o la energía vital universal a través del cuerpo del paciente o receptor. Dicho paciente o receptor puede manifestar una enfermedad física, mental o emocional. O también puede querer recibir REIKI para sentir su cuerpo y mente más equilibrados. En cualquier caso la energía REIKI trabajará a nivel físico, mental y espiritual.


¿Cómo transcurre la sesión de REIKI? Por lo general, el paciente o receptor se tiende en una camilla donde se encuentre cómodo, sin desvestirse ni nada por el estilo. La energía REIKI tiene el poder de atravesar sin inconvenientes telas, cueros, plásticos, metales. Lo ideal es que antes de iniciar la sesión el practicante y el paciente o receptor tengan un diálogo, donde el primero le puede hacer saber en qué consistirá el tratamiento que le va a proporcionar y el segundo le puede manifestar si concurre por algun problema en particular, así como hacer las preguntas que crea necesarias. De paso, este primer diálogo sirve para establecer una mejor comunicación y para poder generar confianza en el vínculo. Si alguien manifiesta que tiene colocado en su cuerpo un marcapasos o una prótesis de cualquier tipo, eso no constituye un obstáculo para la práctica del REIKI, así como tampoco puede generar inconvenientes que impliquen riesgos en la salud del paciente o receptor.

Una vez que comienza el tratamiento de imposición de manos, el paciente o receptor debe permanecer en silencio y el practicante hará las menores intervenciones verbales posibles. Si antes el paciente o receptor ha manifestado alguna dolencia en particular, el practicante puede empezar la imposición de manos por la zona afectada, para canalizar donde más se necesita la energía. Sin embargo, el practicante suele recorrer con la imposición de manos todos los chakras o centros energéticos principales del cuerpo del paciente o receptor, apoyando levemente las palmas de las manos o dejándolas un poco por encima del cuerpo. Las palmas de las manos se irán desplazando y colocando en posiciones diferentes, aunque a veces se conduzcan de manera intuitiva. Con determinadas imposiciones de manos el practicante puede sentir una leve vibración en sus manos o sentir un acaloramiento en su propio cuerpo, lo que le estaría indicando que su energía está siendo transmitida en forma efectiva hacia el paciente o receptor.

Cuando el tratamiento se realiza a otras personas, por el contrario de lo que es un autotratamiento, no deben apoyarse las manos en las zonas genitales o de los senos para no generar equívocos ni invadir la intimidad del paciente o receptor. No debe haber ningún equívoco mientras se está llevando a cabo el tratamiento, sobre todo para evitar que se puedan provocar distracciones, malos entendidos e incluso interrupciones por parte del paciente o receptor. El paciente o receptor debe permanecer en silencio a lo largo de una hora aproximadamente, tiempo que puede durar la sesión. Por citar un ejemplo, existe una imposición de manos que se lleva a cabo rodeando la garganta, la que vista en imágenes podría parecer que se está intentando ahogar o asfixiar a la persona porque se rodea el cuello con ambas manos. Para que no surjan los equívocos en plena sesión de tratamiento, antes de comenzar conviene contarle al paciente o receptor en qué consiste esa imposición de manos rodeando la garganta. Si  no se lo ha puesto antes en conocimiento, tal vez convenga no realizarla para no asustar al paciente o receptor.

Aclaremos un poco más este punto, porque es importante. Siempre es conveniente hablar con el paciente o receptor antes de comenzar la sesión para saber si tiene inconvenientes que las manos se apoyen en algunos lugares de su cuerpo. Aún cuando el paciente o receptor consienta que las manos se posen en su cuerpo, no se debe ejercer presión, frotamiento o masaje, porque no es así como trabaja la técnica de imposición de las palmas de las manos. Tampoco se utilizan cremas, emulsiones ni aceites de ninguna índole. Las palmas de las manos pueden sobrevolar el cuerpo o apenas apoyarse en él. Por otra parte, el paciente o receptor debe permanecer vestido con la ropa que llegó a la sesión. No es necesario que se quite ninguna prenda ni que se ponga una bata, se cubra con una toalla o algo parecido. Tiene que sentirse absolutamente cómodo y predispuesto a la terapia.

Descubre como convertirte en un Maestro Reiki en 21 días o menos con el Curso Maestro Reiki. Conoce más visitando este enlace.

¿Cómo surgió el Reiki? ¿Cuál es su origen?

Surgimiento y Origen del Reiki
Origen del Reiki

El origen de la técnica de sanación conocida como REIKI podría ser remotísimo, si bien hay especulaciones al respecto. Habría tenido su origen primigenio en el Tíbet, la región de la China formada por mesetas desérticas y montañas elevadas como el Himalaya.


Recién hacia 1922 el médico y monje japonés Mikao Usui (1865-1926) tomó contacto con esta práctica, en el transcurso de una experiencia espiritual que llevó a cabo en el monte sagrado Kurama de Kioto (Japón). Y alcanzó el satori, que es el estado máximo de iluminación y despertar interior.

El doctor Mikao Usui reelaboró la técnica de REIKI como si fuese una filosofía de vida y la transmitió a sus seguidores por medio de prácticas espirituales, como la meditación y otros ejercicios basados en la concentración. Se lo considera el fundador del sistema REIKI Usui.

La práctica de REIKI, con algunas variaciones, pudo llegar hasta nuestros días a casi todos los rincones del mundo. En la actualidad existen maestros y discípulos de REIKI en diferentes países, que lo transmiten en diferentes idiomas. ¡Y cada vez son más los reikistas que andan por el planeta!

No dejes pasar esta oportunidad. Tu puedes aprender Reiki fácilmente con el Curso Maestro Reiki accediendo a este link. Visita hoy Curso Maestro Reiki.